Ingresar
 
Creation date: 25/10/2016 - Views: 109


Las 40 mejores frases de Johann Wolfgang Goethe

Johann Wolfgang Goethe

(Frankfurt, 1749 Weimar, id., 1832) escritor alemán. Nacido en el seno de la familia Patricia Bourgeois, su padre confió su educación personal. En 1765 los estudios de derecho en Leipzig comenzaron, aunque una enfermedad que obligó de nuevo a Frankfurt. Después de la restauración de la salud, se trasladó a Estrasburgo, para continuar sus estudios. Este fue un momento crucial en el que hay un cambio radical de orientación poética era. Visita los círculos literarios y artísticos del Sturm und Drang, la primera semilla romance y se reunió Herder, que descubra lo Homer, Ossian, Shakespeare y la poesía popular invitado.




1) Nunca abandona la esperanza el hombre que piensa en miserias. Su mano ávida escarba la tierra en busca de tesoros, y se da por satisfecho si encuentra un gusano.

2) En el alma del hombre hay una chispa que, si no recibe alimento ni es avivada, queda cubierta por las cenizas de las ocupaciones cotidianas y la indiferencia, a pesar de que tarda mucho en extinguirse o no lo hace casi nunca.

3) En el mundo no hay nada libre de dificultades. Sólo la fuerza inte­rior, el deseo y el amor nos ayudan a superar los obstáculos, a abrirnos camino, a salir del círculo donde otros se debaten an­gustiosamente por salir.

4) El que se consagra a una profesión a un arte o a cualquier modo de vida sin una vocación no puede encontrar más que sufrimientos.

5) Luego de extinguida la voz de la fama, yacen el héroe y el palurdo envueltos en el mismo olvido.

6) ¿Qué significa la eterna creación si todo lo creado ha de desaparecer para siempre? El mundo, al dejar de existir, será como si no hubiese existido nunca, y, sin embargo, le vemos agitarse incesante como si realmente fuese algo.

7) Vivir y amar, éste es el mayor de los goces que le es dado al hombre experimentar en la vida.

8) Bueno es en verdad adquirir, pero aún es mucho mejor conservar.

9) El bien de fácil logro me repugna y sólo me halaga el conquistado a viva fuerza.

10) Siempre acabamos por depender de nuestras propias obras.

11) Es imposible que el hombre pensador no pueda formar en lo sucesivo un cerebro bien ordenado.

12) Como los tordos que caen en el lazo agitaréis a la vez todos vuestros miembros.

13) El bien y el mal acontecen al hombre cuando menos lo piensa.

14) Todo lo destinado a obrar en los corazones debe salir del corazón.

15) Cuanto ves no es más que una pálida sombra de los dichosos tiempos de nuestros abuelos.

16) Nunca se aman tanto los esposos, como después de haber estado por mucho tiempo separados. Es innegable que la saciedad da muerte al deseo.

17) Nunca como al anochecer conoce el hombre lo que vale su morada.

18) El sol va declinando y se extingue, el día expira, pero lleva a otras regiones una nueva vida.

19) Vagó siempre miserablemente entre tinieblas, abrasado por la sed de verdad.

20) Nunca alcanzarás la gracia del consuelo mientras no te la procure tu mismo corazón.

21) En qué momento habrá perdido dios la costumbre de reírse?

22) Recibimos con docilidad toda primera impresión, porque el hombre está hecho de tal modo, que llega a persuadirse de que son verdad las cosas más absurdas, pero desde luego se graban en él tan profundamente, que infeliz el que pretenda destruirlas o borrarlas.

23) Todo eso que el mundo llama inteligencia y ciencia no es más que vanidad y orgullo.

24) Es innegable que la saciedad da muerte al deseo.

25) Que el que quiera el bien, empiece por ser bueno. El que desea la alegría modere su sangre, el que busca buen vino, pise racimos maduros, el que quiera ver milagros que fortifique su fe.

26) No hay proyecto que en un principio no parezca insensato.

27) Proponte conocerte a ti mismo y tendrás ya un enigma.

28) Vivir, aunque sea por un solo instante, es el deber y la misión más alta que debemos cumplir.

29) La belleza es indivisible: el que ha llegado a poseerla, antes que compartirla prefiere anonadarla.

30) Alejaos de mí, no ayuda la fe, no ayuda el conocimiento: todo es vanidad.

31) Por eso, pórtate bien y sé ejemplar; haz oír a la fantasía con todos sus coros, a la razón, al entendimiento, a la sensibilidad, a la pasión; pero, eso sí, cuídate de la locura.

32) Cuando mejores son las condiciones de su existencia, mayor es su rebeldía.

33) No es raro ver despreciar a los hombres las cosas que no pueden comprender y murmurar ante lo bueno y hermoso que los importunan

34) Nunca se aman tanto dos esposos como después de haber estado mucho tiempo separados.


35) Me encontraba en la edad feliz en la que todo agrada y se cree que la dicha con­siste en la cantidad de acontecimientos y su cambio.

36) Cuanta más importancia concedamos al entorno, más débil será nuestro sentimiento de valía y nuestro apego a lo social. Los hombres menos sociables y amables son los que más valor otorgan a sus jardines, monumentos, vestidos, jo­yas o cualquier otra posesión.

37) Todo el que ante nuestros ojos lucha por un objetivo siempre despierta nuestro interés, independientemen­te de que alabemos o deploremos su meta.

38) Es una ley del diablo y los fantasmas. Allá por donde logramos entrar hemos de marcharnos. Para lo primero tenemos libertad, de lo segundo somos esclavos.

39) Al subir ante mi núrada la suave luna, que todo lo apacigua, flotan sobre mí, por el húmedo bosque, en las laderas rocosas, formas plateadas que dulcifican el deseo de contemplación.

40) Había una rata en la despensa que sólo comía grasa y mantequilla, tenía una panza tan lustrosa como la tuvo el buen Doctor Lutero. Mas la cocinera le puso veneno y la vida se le hizo tan angustiosa como si en el pecho abrigara el amor.

Tags:

Relacionados:


 

www.creciendodigital.com - 2017 | All rights reserved
 

Gobierno chileno desclasifica vídeo OVNI captado por helicóptero militar en 2014


La NASA Capta Estrella de la Muerte en Saturno (Fotografías)